La alegría, ese gran motor

La alegría, ese gran motor

La vida diaria es compleja, todas lo sabemos: entre el trabajo, la casa, los hijos, la pareja, los amigos, la familia, el día parece no alcanzar. Y muchas veces nos gana el cansancio y el malhumor por la presión de las tareas que no tienen fin. Pero no te desesperes, la solución existe, la alegría se puede encontrar más fácilmente de lo que crees.

Aquí unas ideas:

- Empieza el día con la música que te guste: Vístete para ir al trabajo o haz las tareas de la casa con la música que amas, que te hace bailar, que te pone de buenas. Si subes un poco el volumen no te preocupes, canta a todo pulmón.

- Hazte un pequeño regalo semanal, una cosita chiquita que te dé alegría: flores, una vela, un chocolate, un libro, un disco, incluso un paseo largo, un té relajante o 5 minutos más en el baño para relajarte. Aquello que ames sin necesidad de gastar mucho.

- Busca un rato para ver a la gente que quieres y que te motiva: aunque parezca imposible hay que hacerse esos espacios. La familia y los amigos son importantes, son el motor de tu vida, no los dejes de lado.

- Date el tiempo para leer, cocinar, tejer, andar en bici, hacer ejercicio, pintar o cualquier actividad que te llene el espíritu. Al final de la semana tu estado de ánimo cambiará notablemente.

Verás que con pequeños cambios puedes lograr grandes resultados, la alegría y el buen humor son la base de una vida plena, y te ayudarán a sobrellevar mejor la vorágine de las obligaciones modernas.

Come bien

La alegría, ese gran motor