Tiempo, el factor de amar más con menos.

Tiempo, el factor de amar más con menos.

Todas lo hemos dicho, cuando se trata de verdaderos amigos o personas que en realidad amas y aprecias, suelen ser muy pocas; aquellos por los que harías cualquier cosa. Con el pasar de los años vale más la calidad de nuestras relaciones personales, que la cantidad de amigos que te rodean.

Con base a las experiencias de la vida nuestro círculo social se va cerrando más y más, de igual manera la selección de los mismos. Ponemos distancia con las personas que no solemos interactuar. Y al final de cuentas no es que seamos groseras u hostiles, sino que ponderamos las personas que valoramos a las que no.

En este proceso el tiempo juega un papel muy importante ya que se vuelve una suerte de aceite que nutre las relaciones, ya sean de amistad, familiares, trabajo o pareja. Es muy común sentirnos solas pero acompañadas, este sentimiento con el pasar de los años se va haciendo más habitual y presente según vamos cumpliendo años. Seleccionamos aquellas personas que encajan mejor con nuestro estilo de vida y aportan algo a nuestros planos sociales, emocionales, cognitivos, etc.

El concepto de amistad va cambiando a lo largo de la vida. Y se comienza a formar como tal cuando llegamos a la adolescencia ya que en esta etapa buscamos nuestro lugar en el mundo, si una amistad perdura por lo menos 8 años, es seguro que durará toda la vida y se convierta en una hermandad. Esas, las que permanecen en el tiempo y se recuperan de todo, esas son las que merecen los abrazos más plenos y las miradas más cómplices.

Esas amistades son a las que aprendemos a querer más, a llevarlas en nuestro interior y a considerarlas familia, a acompañarlas en las buenas y en las malas, con las que nos comprometemos y a las que no queremos fallar por nada. Son ellas en las que primero piensas y con las que compartes pasiones, amores, desilusiones y mucho más.

Dale tiempo a esas amistades que valen la pena, te llenarán de fuerza y energía para regalarla al mundo.

Come bien

Tiempo, el factor de amar más con menos.