La paz de dejar ir las cosas

La paz de dejar ir las cosas

Si se trata de proteger y salvaguardar tu bienestar físico y mental, no puedes aceptar ningún tipo de liquidaciones. Cuando aprendes a soltar, es decir a dejar ir las cosas y a las personas, tu vida cambia.

Es muy común que los lazos emocionales entre personas y objetos después de algún tiempo se vuelvan casi inseparables. Lo importante es disfrutar del momento y de igual forma dejarla ir cuando sea necesario.

Si has decidido soltar algo y crees que tu vida lo requiere es más fácil de lo que piensas, todo depende de la determinación que le pongas día con día a “ese” objetivo. No se trata de centrarte y obsesionarte en olvidar el pasado, pues borrarlo de tu memoria no te hará suprimirlo de tu corazón.

Los vínculos emocionales son valiosamente fuertes, y por ello es determinante que dejes de lado las cosas y perdonar. Piensas que todo eso que traes cargando son kilos extras que no te dejan avanzar hacia adelante y por el contrario retrasan tu andar. Ponle distancia emocional ​ al dolor, al rechazo y a la traición, observalos y aprende.

En el momento en el que te das cuenta de que puedes hacer ese pequeño pero significativo cambio, un mundo nuevo se abre ante tus ojos y dejas de necesitar la presencia de personas y objetos. Maneja tus miedos, controla tus emociones, sé consciente de que el sufrimiento es opcional, tu determinación te ayuda en cada momento.

Recuerda que las reglas del juego de tu vida son las que tú decidas.

Come bien

La paz de dejar ir las cosas