Enfocada en tus objetivos

Enfocada en tus objetivos

¿Alguna vez te has preguntado quién eres en realidad? ¿Haces lo que debes o lo que los demás creen que debes hacer? ¿Tienes metas? ¿Tienes objetivos propios? ¿No, acaso estamos en este mundo para “ser nosotras mismas” y compartirlo con el mundo que nos rodea? Las únicas expectativas de debes de cumplir son las que tú misma te propongas. Tu único y más cr ​uel juez eres tú misma, es imposible ocultarle lo que sientes a tu mente y corazón.

Resulta muy bonito pensar que es tanta la cercanía con las personas, que pueden al final exclamar que algo de ti les pertenece, pero enfócate en lo personal, en lo que te apasiona, en lo que te hace ser tú.

Y es que a veces hay que ser un poco egoísta y recordar que los anhelos y las metas que nos fijamos parten de la esencia interior. Por eso hay que cuidar la ​autoestima que crea las ilusiones y fortalecer la esperanza de cumplirlas. Primero, necesita ​mos expectativas propias, metas a corto, mediano y largo plazo. Recuerda que estos objetivos son sólo importan ​tes y prioritarios para ti, y no tienen que serlo para los demás. Así que si las personas que te rodean no le dan la misma importancia, no te preocupes. El resto no luchará, ni trabajará para conseguirlos, así como tú no lo harás por los otros.

El error más común que hacemos todos los días es trabajar por objetivos ajenos, dedicarle tiempo a actividades que no quieres realizar o simplemente los estereotipos sociales que te empujan a hacer algo que no deseas.

Aunque claro que hay circunstancias que no pueden evitarse, sueños por los que te debes unir, es decir, planes con tus hijos, amigos o pareja por las que hay que trabajar día con día. Sin embargo, es de suma importancia no perder las expectativas propias pues estas te harán sentir felices con lo que tenemos y ​hacemos. Es decir, es un hilo conductor en nuestra vida.

Las personas más cercanas podrán darnos su ​opinión ​, apoyarnos y, por supuesto, aconsejarnos si les damos ese poder y derecho. Sin embargo la última palabra solo la podrás tener tú. Es un trabajo continuo, lleno de valentía, equilibrio, coraje y sobre todo de determinación ya que ella será tu faro para lograr eso que buscas.

Una vez que sepas y conozcas tus objetivos lo más importante es defenderlos ante todo y todos. Aprender a definir bien qué quieres esto te ayudará a encaminar bien tus acciones hacia ello. Así, es bueno entender que, al igual que las ilusiones y los sueños, las metas que te propongas son parte de la gasolina que te impulsa en la dirección correcta.

Come bien

Enfocada en tus objetivos