Los hábitos que alimentan todo lo que eres.

 Los hábitos que alimentan todo lo que eres.

Los alimentos van fuertemente ligados a nuestros hábitos. Muchas de tus actividades, por ejemplo, están relacionadas a las diferentes comidas del día: desayunos con amigas, comidas de negocios, cenas románticas… Sin embargo, también hay días en los que el tiempo no alcanza y es complicado decidir qué comer, cumpliendo con algo que sea nutritivo, además de rico. ¿Qué hacer cuando se te dificulta cumplir con tus hábitos? El secreto para elegir bien es que, además de energía, los alimentos seleccionados incluyan vitaminas, minerales, antioxidantes o fibra.

Energía. Los cereales fortificados son alimentos que proporcionan buena cantidad de energía. Se componen principalmente de carbohidratos, pero también aportan otros nutrimentos como fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales.

Vitaminas y minerales. Las vitaminas y los minerales son esenciales para el buen funcionamiento del organismo. Los alimentos, naturalmente, incluyen en su composición vitaminas y minerales, pero es importante mencionar que además, pueden ser obtenidos a partir de productos fortificados. El hierro y las vitaminas del complejo B son solo algunos ejemplos de lo que incluyen dichas versiones.

Antioxidantes. El daño que los radicales libres genera en el cuerpo puede aumentar el desgaste diario, por lo que los antioxidantes son muy importantes para hacerle frente.

Ácidos grasos insaturados. Además de los nutrimentos anteriores, es fundamental mencionar a estas grasas que comúnmente son llamadas “grasas buenas”. Incluirlas en tu dieta ayuda a disminuir las lipoproteínas de baja densidad (o colesterol “malo”, como son nombradas) y mantener el colesterol sanguíneo en niveles adecuados.

¿Cómo saber qué incluyen los alimentos? Cuando vayas al supermercado, recuerda revisar las etiquetas. En ellas descubrirás si los alimentos que consumes llevan nutrimentos añadidos, así como su contenido energético y de dónde proviene esta energía.

Recuerda que si haces mejores elecciones de manera consciente, poco a poco formarás un hábito ¡y comerás mucho más rico y nutritivo!

Come bien

Los hábitos que alimentan todo lo que eres.