Estar bien por fuera, comienza por dentro. Te decimos cómo.

Estar bien por fuera, comienza por dentro. Te decimos cómo.

Verse bien y sentirse mejor, puede empezar por la alimentación.

La forma en que nos vemos depende, en medida, de qué tan bien nos alimentemos. Tal vez te suene a cliché, pero es más literal de lo que imaginas y aquí te explicamos por qué.

Ver y vernos bien

La vitamina A, también conocida como retinol, es esencial para la visión adecuada y si no es consumida en niveles adecuados, podemos sufrir de visión nocturna disminuida[1]. Además, cuando se consume en forma de beta-caroteno, presente en muchísimas frutas y verduras, tiene una función antioxidante. Por ello, para verte bien es importante que consumas esta vitamina a partir de frutas, verduras y alimentos enriquecidos.

Antioxidantes y más antioxidantes

Otra vitamina que cumple con la función de ayudar a neutralizar los radicales libres, o sea, de antioxidante, es la vitamina E. A su vez, estudios sugieren que al interactuar con la vitamina C, la vitamina E puede ser todavía más efectiva en su acción contra los radicales libres[2]. Pescados, lácteos y cereales fortificados son ideales para cubrir los requerimientos de este importante jugador en nuestra salud.

Y para sentirnos mejor…

Otro elemento importante en este juego es el zinc. Ya hablamos de cómo ayudarle al cuerpo, pero la mente también tiene su papel. El zinc puede ayudar a sentirnos bien, ya que estudios han relacionado que la deficiencia del mismo en el organismo puede estar ligado en alguna proporción, al estado anímico[3]. Los cereales fortificados y las nueces son una buena fuente de zinc. Así que ya lo sabes, agrégalos a tu lista y consúmelos regularmente. COME BIEN.

 

 

[1] What causes night vision problems?

[2] Vitamin E and C supplementation reduces oxidative stress, improves antioxidant enzymes and positive muscle work in hronically loaded muscles of aged rats

[3] Effects of zinc supplementation in patients with major depression: a randomized clinical trial

Come bien

Estar bien por fuera, comienza por dentro. Te decimos cómo.