Cómo cuidarte de adentro hacia afuera

Cómo cuidarte de adentro hacia afuera

Luce genial por fuera, procurando tu salud interna.

Un par de tacones altos, el vestido perfecto y un lipstick en el tono adecuado ayudan a resaltar tu belleza. Pero, ¿has pensado que la piel, las uñas, la cara y el cabello también pueden lucir radiantes naturalmente por la calidad de lo que consume tu cuerpo?

Los compuestos químicos muy reactivos, conocidos como radicales libres[1], así como el mismo oxígeno[2] y algunos contaminantes, dañan las células y aceleran su envejecimiento. Pues bien, para que se note por fuera lo bien que te sientes por dentro, existe un ABC que te hará verte y sentirte espectacular.

Empieza por lo último

Puede ser que el zinc esté al último en el orden alfabético de la lista de los minerales recomendados para la salud, pero, ¿sabías que este poderoso elemento puede ayudar a mejorar tu estado de ánimo?[3] Investigaciones científicas han demostrado que su consumo es útil para el tratamiento de trastornos depresivos. Nada mal, ¿no? Lo puedes encontrar en la leche, así como en cereales fortificados.

Busca lo exótico

El delicioso sabor de las moras sigue sumando adeptos. Sin embargo, esta fruta, además de cautivar tu paladar, es baja en calorías y alta en fibra, así como en antioxidantes y en particular, en vitamina C y E, por lo cual las moras ayudan a atrapar los radicales libres y a minimizar sus efectos en el organismo[4].

Suma variedad

Recuerda que no solo es una cosa lo que nos hace especiales. Las nueces, almendras y semillas, así como los cereales, aportan antioxidantes y, en específico, vitamina E[5], involucrada en los procesos metabólicos e inmunes del cuerpo. Confía en el poder de los granos y agrega a tu dieta trigo, arroz y avena. ¡No te arrepentirás!

 

[1] Antioxidantes y prevención del cáncer.

[2] Importancia de los antioxidantes en mi alimentación.

[3] Alimentos que Ayudan a Mejorar el Estado de Ánimo.

[4] La evidencia detrás de los “súper alimentos”.

[5] Vitamina E.

Come bien

Cómo cuidarte de adentro hacia afuera