El poder de las mujeres. Tú: La única dueña de tu destino

El poder de las mujeres. Tú: La única dueña de tu destino

A las mujeres nos costó mucho llegar al grado de libertad con el que contamos ahora. Durante siglos tuvimos un papel secundario, a la sombra de padres, hermanos, esposos y, por qué no, madres. Pero las cosas cambiaron. Y para bien. Aunque hay mucho camino por recorrer, hoy en día somos las dueñas de nuestro destino y está en nuestras manos hacerlo realidad.

¿Qué deseo? Una de las principales preguntas que debes hacerte para poder llegar a donde quieres, es efectivamente, qué quieres. Tus sueños se van a hacer realidad sí y solo sí sabes bien qué deseas. Entonces: hazte la pregunta a ti misma, indaga muy adentro de ti qué es lo que más deseas y, como primer paso, haz listas de lo que te gustaría ser y/o hacer. El poder está en ti.

¿Cómo lo hago realidad? Una vez que hayas definido tus metas, traza un camino con pasos claros que estén encadenados, uno tiene que ser consecuencia del otro hasta llegar a tu objetivo final. Y empieza por el primero, que debe ser realizable y sobre todo tangible. Tus sueños son reflejo de lo que eres, así que sé coherente entre lo que dices y haces.

¿Qué hago con la opinión de los demás? Que tu seas la dueña de tu destino no quiere decir que no vas a escuchar a nadie nunca más.

Simplemente tienes que:

1. Escuchar a aquellos que tienen buena voluntad es bueno. Los que solo tienen cosas malas para decir: lejos.

2. Si alguien va a intentar echar por tierra tus propósitos, como mínimo tienen que tener argumentos muy sólidos.

3. Escuchar es una muestra de flexibilidad e inteligencia, hacer lo que quieren los demás sólo te llevará a la infelicidad.

Entonces, traza tus metas, mantente firme en tus convicciones aunque los demás opinen lo contrario, sigue tu camino a pie juntillas y no te des por vencida aunque parezca que no avanzas: siempre habrá piedras en el camino pero el poder de las mujeres es lograr sobreponerse aún cuando todo parece desmoronarse. Tu destino te está esperando y tú eres la única protagonista de tu vida.

¡Pruébalo! La libertad sabe deliciosa.

Come bien

El poder de las mujeres. Tú: La única dueña de tu destino